Reflexiones desde la distancia

2727

Written by:

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Al estar lejos de nuestro entorno habitual se observan las cosas con una perspectiva diferente.

Cuando diseño siempre me alejo un poco del proyecto, visualmente o en el tiempo, para poder analizar nuevos ángulos y así ofrecer mejores soluciones.

Estos días estuve fuera del país, acompañé a mi esposo a Nueva York y en esta ocasión llevamos a nuestra hija mayor. Tengo que confesar que siempre me ha emocionado viajar, considero que cada posibilidad de salir y vivir experiencias nuevas enriquecen mi vida y me permite aprender y perfeccionarme; además, estoy convencida de que al sentir nuevos espacios tengo la oportunidad de crecer como diseñadora.

Sin embargo, en esta ocasión y desde un día antes de nuestra partida, tenía sentimientos encontrados. Al leer las noticias y tratar de entender lo que está pasando en el país vecino, ciertamente me quedé inquieta y preocupada.

Soy consciente de que estamos viviendo un momento histórico muy peculiar, el futuro se presenta incierto y hay motivos válidos para preocuparnos por la humanidad en general, por sus dirigentes, y muy especialmente por los más desprotegidos.

Los objetivos del viaje eran claros: asistir a un concierto en el Lincoln Center, en donde se estrenó la obra “Hominum” de la talentosa compositora mexicana Gabriela Ortiz, querida y entrañable amiga, además de que el Dr. Ruperto (mi adorado esposo), tenía unas importantes citas laborales para estrechar lazos académicos con prestigiosos profesores de por allá. Nos subimos al avión entusiasmados pero, al mismo tiempo, un poco nerviosos.

Al aterrizar en Nueva York, ciudad en la que he tenido oportunidad de estar en varias ocasiones, percibí un ambiente diferente, una sensación enrarecida que no había experimentado anteriormente. Sorpresivamente, al pasar la aduana, el oficial fue especialmente amable; nos recibió con una gran sonrisa, hizo un par de chistes y nos dijo que éramos muy bien recibidos, el Ruperto le agradeció tan cordial bienvenida a lo que contestó: “en estos momentos lo que hace falta es amabilidad y unidad”.

La primera persona con la que hablamos en Manhattan fue Gaby Ortiz, a quien nos encontramos casualmente saliendo del hotel. Sus palabras las tengo grabadas en el alma: “es momento de crear puentes y no muros”. Nos habló de la gran acogida que había tenido en Juilliard (una de las mejores escuelas de música del mundo) y de cómo todos se disculparon por lo que está ocurriendo estos días.

Siempre me he sentido orgullosa de haber nacido y crecido en Mexico, quiero a mi país, sé que le debo todo. Curiosamente, en este viaje, hubo más empatía que nunca cuando se enteraban que éramos mexicanos.

Académicos, músicos y diversos artistas nos compartían su pesar e incredulidad por lo que está sucediendo en su país; les avergüenza.

Asistimos a la premier de “Hominum” de Gabriela Ortiz, bajo la batuta de Carlos Miguel Prieto, que superó por mucho mis expectativas. Verdaderamente fue una noche mágica, llena de música latinoamericana de gran expresividad y potencia; música que al escucharla en vivo entusiasma, música que une y no divide, música que acerca y alegra el alma.

Desde luego que aproveché intensamente cada minuto en la gran manzana; disfrute hermosos recorridos, maravillosos museos, deliciosa comida y excelente compañía.

El domingo por la tarde recorrimos el puente de Brooklyn, un delicioso paseo en una tarde espléndida. Al llegar a Manhattan escuchamos a lo lejos gritos que, conforme nos fuimos acercando al Departamento de Justicia se fueron escuchando cada vez más fuertes y más claros, exigiendo respeto para todos. Nos acercamos y nos unimos a la marcha. En esos momentos no pude contener las lágrimas de emoción al observar cómo un pueblo unido se solidariza con los inmigrantes y los refugiados, y gritando con fuerza el rechazo a cualquier muro.

Sin lugar a dudas fue una experiencia muy impactante. En estos momentos, al recordar lo vivido me estremezco y tengo la certeza de que hay esperanza.

Sé que las cosas van a cambiar, sé que podemos contribuir, sé que nos podemos unir, sé que podemos trabajar más y mejor, sé que podemos enseñar a nuestros hijos que, a pesar del gran reto, está en cada uno de nosotros lograr mejorar el mundo En el que vivimos.

Me quedo con el compromiso de luchar cada día por ser mejor diseñadora, mejor emprendedora, mejor esposa, mejor madre, mejor hija, mejor hermana, mejor amiga, mejor mexicana; en definitiva, mejor persona.

Mariangel Coghlan en Nueva York

New York

Mariangel Coghlan en Nueva York

 

Mariangel Coghlan diseñadora de interiores

 

 

 

Mariangel Coghlan




Diseño de interiores en gris, salas en gris, comedores en gris, casas en gris, recámaras en gris, paredes en gris, cojines en gris. Muebles en gris, muebles en negro. Diseño de interiores en negro, salas en negro, comedores en negro, casas en negro, recámaras en negro, paredes en negro, cojines en negro.




Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Last modified: 8 Febrero, 2017

One Response to " Reflexiones desde la distancia "

  1. Es interesante lo mucho que nos afecta nuestro ambiente, aún estando fuera de una habitación, estamos inmersos en un barrio, en una ciudad, en un clima. Esto define nuestra percepción sobre la realidad, es importante salir de nuestra zona, conocer nuevos aires, distintas formas de vida. Para tener un panorama más amplio del mundo, aplicado a todas las áreas de nuestra existencia. De forma que podamos incorporar a nuestros interiores más íntimos: nuestra casa, nuestra mente y nuestro cuerpo, las mejores ideas y experiencias como quien colecciona hermosos objetos de tierras lejanas o de generaciones antiguas. Escuchar las opiniones de personas de otro lugar es refrescante, nos da otra perspectiva y nos devuelve el sentido humano que se pierde con las burbujas de información en las que estamos inmersos. Es bueno saber que a pesar de las distancias entre la gente sigue habiendo empatía.

    PD Maravilloso NY!!!

    Saludos!

    Ehécatl M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *