7 Claves para crear paletas de color

PORTADA (1)

Para realizar una paleta de color en un espacio es necesario seguir criterios específicos y ciertos pasos para tener éxito. No debemos perder de vista que el proceso creativo es muy personal y que cada quien puede desarrollar su propio sistema consiguiendo buenos resultados.

Después de mucho reflexionar y analizar mi proceso he detectado siete pasos para la creación de paletas de color que nos ayuden a transformar un espacio.

Aquí les comparto la forma en la que yo lo hago esperando que les sirva de guía para que logren crear espacios luminosos y alegres. 

1. En busca de inspiración

Lo primero antes de diseñar o definir una gama cromática es encontrar inspiración, para ello necesitamos aprender a ver, mirar y observar y distinguir tonos, matices y sutilezas en el mundo que nos rodea.

Además de analizar minuciosamente nuestro entorno, es recomendable buscar referencias visuales dependiendo del diseño o del espacio que deseemos crear. Todas las imágenes que nos atraen y nos inspiran debemos organizarlas por estilo, por espacio, por concepto, por color, por ambiente, etc; siempre analizando por qué nos gustan y qué nos hacen sentir.

2. Práctica

Seguramente habrás escuchado ya que para ser bueno en algo se requiere práctica, práctica y práctica, pero ¿cuánta práctica?

10.000 horas aproximadamente dice Malcolm Gladwell en su libro Fueras de serie.

En este libro nos demuestra que no es el mejor y el más brillante el que llega sin esfuerzo a la cima, sino que además del talento es necesario tener una oportunidad y saber aprovecharla.

Esto da mucha esperanza, sobre todo cuando creemos que no somos lo suficiente buenos para algo. Sólo es cuestión de ponerle ganas y horas. Si practicas lo suficiente serás capaz de definir y encontrar las imágenes necesarias para arrancar con un nuevo proyecto en poco tiempo, pero esto solo sucederá si lo haces mucho. Es decir, necesitas ver y ver, mirar y mirar para aprender de lo observado, extraer lo valioso de todo aquello que te rodea.

La práctica no es lo que uno hace cuando es bueno, es lo que uno hace para volverse bueno. No basta sólo con el talento, también es necesario destinar horas a experimentar, horas y más horas de prueba y error.

3. Conociendo y comprendiendo a los usuarios del espacio

Puedes ser muy bueno detectando imágenes bellas y creando espacios armoniosos pero para tener éxito completo en la transformación de un espacio, es necesario también conocer y comprender a las personas que usarán el lugar que estemos diseñando para que lo puedan disfrutar y sentirse muy bien en él.

Independiente de si estamos diseñando un espacio para nosotros o para otras personas, tenemos que identificar cuáles son nuestros gustos, conocer cuáles son las necesidades y comprender las aspiraciones y los sueños.

Descubrir cuál es la relación y el sentimiento que nos ocasionan y que les ocasionan los colores, con cuáles nos identificamos, cómo se identifican y por qué esto es indispensable para desarrollar un proyecto que ilusione a los futuros usuarios.

4. Creación de la paleta de color

Para crear una paleta de color es necesario realizar pruebas de distintas gamas cromáticas para ver cómo armonizan en el espacio.

En el proceso tenemos que estar muy atentos para detectar las combinaciones que no nos gustan o no nos emocionan hasta encontrar la composición ganadora. Es muy importante hacer comparaciones para identificar nuestra favorita.

El proceso es muy disfrutable sí lo haces con orden y organizas bien las combinaciones que has elegido. Una sugerencia importante es que si le vas a mostrar a un cliente un proyecto, no le enseñes todo el proceso, sólo muéstrale las combinaciones que más te han gustado y a partir de ahí trabaja con ellos para encontrar la favorita.

Ver demasiado puede ser abrumador.

5. Ejecución del proyecto

Esta parte es muy emocionante, pues es cuando vemos nuestras ideas materializarse. Si en la realización notas que se pueden mejorar las combinaciones que habías elegido y es fácil hacer el cambio, ¡realízalo!, de lo contrario te puedes arrepentir. 

6. Ganando experiencia

Tenemos que comprender que la experiencia viene de las primeras decisiones que no suelen ser las mejores. Las buenas decisiones vendrán de la experiencia. 

Con el paso del tiempo nos volveremos más hábiles para saber reconocer las combinaciones más armoniosas, las que funcionan mejor. Entre más metros cuadrados diseñes a lo largo del tiempo, serás más experto para resolver cada espacio.

7. Analizando lo realizado

Recomiendo que siempre que termines un proyecto, hagas una retroalimentación de todo lo que hiciste para poder analizar minuciosamente el resultado. Así seguirás aprendiendo.

Llega un punto en que el análisis se puede hacer casi instantáneo y que descubrimos en unos pocos segundos lo que más nos gusta y lo que nos brinca.

Entre más realices este proceso, notarás que cada vez que transformes un espacio, gozarás más de cada instante, además de que irás perfeccionando la técnica.

Vale la pena atreverse, ser audaz y realizar muchas pruebas antes de definir lo que mostrarás a tu cliente o lo que decidas usar en tu casa, pues este tiempo que inviertas te servirá para tener seguridad en lo que elijas.

Lo que sí te puedo garantizar es que entre más trabajes haciendo esto, cada vez serás mejor.

¡Hasta la próxima!

Paletas de color

INT1paletadecolorbeige

INT2paletadecolorazul

INT3paletadecolorroja

INT4paletadecolormadera

INT5paletadecolorverde

INT6paletadecolorladrillo

Paletas de color

Artículos Recientes

CTA